TIRO DE PRECISIÓN - Artículos

Modalidades

HACE MAS EL QUE QUIERE QUE EL QUE PUEDE

Esta es la historia de un hombre que venció las adversidades, que luchó con coraje ante todo lo que la vida le puso por delante, que JAMAS se dio por vencido.
Esta es la historia de mi padre. Algunos ya la conoceis. Algunos ya le respetais. Otros le seguimos queriendo, de manera sincera.

JOSE FERNANDEZ nació el 26 de Enero de 1944.
Desde pequeño ya se inició en el mundo del deporte, practicando su primera gran pasión, el judo.



Tras abandonar el judo de forma obligado por problemas de salud, comienza a practicar el Tiro con Arco, fundando la sección de Tiro con Arco del Grupo Covadonga.



Recibe el Premio Botas a los valores humanos en el deporte, en el año 1974.



En 1981, un error médico en una operación de corazón, le produce una paraplejia de por vida. José comienza una nueva etapa, sin desfallecer nunca... Hace más el que quiere que el que puede, y poco a poco, ÉL, PUEDE.
Vuelve a conducir, vuelve a caminar con sus inseparables bastones, y vuelve a coger un arco.



En 1992, es seleccionado para participar representando a España en las Paraolimpiadas. Es el punto álgido de la carrera de cualquier deportista.



Llegó el momento de La Gloria. Junto a Rebollo y Hermosín, consiguen la Medalla de Plata por Equipos.



Cuando vuelve a Asturias, el deporte asturiano y la sociedad gijonesa, le rinden un cálido homenaje, donde su hijo, fundador del Xitia siguiendo los pasos de su padre, le impone la insignia de oro del club.



"Sus arqueros" le rinden su propio tributo, haciendole un pasillo de arcos a su llegada.



Y Asturias decide llevarle alto... nombrándole merecedor de la Medalla de Plata del Principado, otorgándole el tratamiento de Ilustre.



En 1996, acercándose al final de su carrera deportiva, consigue ser seleccionado de nuevo para las Paraolimpiadas de Atlanta. La gesta no se repite, pero José había hecho sus propias américas.



Unos verán una vida desde una silla de ruedas. Otros vemos una vida plena. Jamás dejó de hacer nada porque su paraplejia se lo impidiera. Jamás se dio por vencido. No tiró la toalla. Nunca perdía las ganas de vivir, su vitalidad. Jamás perdió su sonrisa y su afán de victoria ante la adversidad, ni siquiera 3 días antes de la boda de su hija, cuando rompió la pierna a la altura casi de la cadera.



La última flecha de José.



José falleció en Gijón el 9 de Junio de 2004, a los 60 años. Demasiado pronto para un hombre cuya vitalidad le ofrecía aún mucha vida por delante. Un hombre que lo dió todo por los demás, y por el deporte. Un hombre generoso que le dijo a la adversidad: "NO. Esta guerra la gano yo".

Gracias a todos los que habéis dedicado vuestro tiempo a leer algo sobre él. Gracias a todos los que en su día hicisteis vuestro respeto, admiración y cariño palpables a través de un post.

GRACIAS, PAPÁ.

Covadonga Fernández. ASTURIAS